El "museu de l'espardenya" pretende, mediante una exposición permanente dar a conocer un oficio artesanal ya desaparecido en este pueblo que fue predecesor y fundamento de la actividad económica principal que Banyeres tiene actualmente: la industria textil.

    El fondo con el que cuenta el museo se ha formado gracias a la inestimable colaboración de personas y entidades que han cedido los objetos de manera desinteresada.

    Por lo que respecta a la estructura, la visita empieza en la planta baja con el visionado de un documental, donde personas mayores de Banyeres, que trabajaron en este sector nos muestran como se fabricaban las alpargatas. A través de plafones y vitrinas se muestran las materias primas con las que se confeccionaban las alpargatas.

    En la primera planta, encontramos las herramientas y maquinaria para la producción de esta industria, así como todo el proceso productivo: confección de suela, el corte...

    Destacar el taller de alpargatero con su banco, y todos los utensilios necesarios para su confección.

    Para finalizar la exposición unos paneles explicativos nos muestran el origen y la historia de la alpargata en el municipio.

                                    Museu de l'espardenya
Aula de la natura
Parc municipal de Vil·la rosario s/n
Telf:965 567 770

Horario de verano: de martes a domingo de 10 a 13 horas

Horario de invierno: viernes, sábado y domingo de 10 a 11 horas y de 16 a 17 horas.

Para grupos concertar visita.

 

 

 

“EL MUSEU DE L´ESPARDENYA” EN BANYERES DE MARIOLA.

 

        La población de Banyeres de Mariola ha tenido especial cuidado y sensibilidad por preservar el legado de su pasado, el testimonio de las sociedades tradicionales y culturas extinguidas y salvaguardarlo con museos que favorecen el encuentro del ciudadano con su historia. Tal es el admirable Museu Valencia del Paper, único en su especialidad en la Comunidad Valenciana y entre los más notables de España sobre el tema. Situado en el edificio central del Parc de la Vil.la Rosario, documenta la historia del papel y los procesos de elaboración como actividad fabril, plenamente desarrollada en Banyeres que fue vanguardia en la España de los siglos XIX y XX y que de forma tan espectacular marcó la vida y el despegue industrial de municipio. Relacionado con esta actividad, la Ruta Senderista dels Molins, hace un seguimiento de los restos arquitectónicos e ingenios auxiliares de la confección del papel, movidos por la energía motriz que proporcionaba las aguas del Vinalopó. En la emblemática fortaleza de origen árabe, distintivo del paisaje urbano de la población y en su torre del homenaje, el Museu Fester, agrupa la historia festiva de “Moros y Cristianos”, de cuya antigüedad da cuenta la cita de que de la misma hace Cavanilles. En la Torre de Font Bona, en el barrio de su mismo nombre, el Museu Arqueologic Municipal, a través del cual se puede seguir la huella humana y su evolución cultural desde el Paleolítico hasta la Edad Moderna en el municipio y su entorno. Y, por último, inaugurado el 1 de julio del presente año 2010, el Museu de l´Espardenya. Con esta última aportación enriquecedora de su patrimonio, Banyeres de Mariola ha contribuido  una vez más a mantener la memoria y el nexo emocional y cultural con el pasado. Esperamos poder ver incrementado este conjunto patrimonial, con lo que es un ambiciosos proyecto en marcha de recuperar la historia popular de Banyeres de Mariola, el “Museo de la Palabra”, la memoria oral, el más frágil y perecedero de los legados humanos.

 

MUSEU DE L´ESPARDENYA

 

        La necesidad de cubrir y proteger los pies ante la agresión del medio y ganar a la vez movilidad y seguridad, es una de las luchas primarias  del hombre en su dominio de la naturaleza. El pie desnudo es todo un símbolo de indefensión y de extrema pobreza. La humilde alpargata, de un origen que nos remonta a íberos y romanos, es historia del calzado de las clases menesterosas, prácticamente el único de obreros y campesinos hasta bien avanzado el siglo XX. Calzado de trabajo y de fiesta en sus distintas acepciones, la alpargata, modesta y económica y de confección artesanal, utilizando como materia prima el abundante esparto de la montaña mediterránea o la fibra del cáñamo, planta foránea de cultivo, ha sido seña de identidad de la vestimenta de nuestros campesinos durante siglos. De esta sencilla y básica función, cuando ha dejado de ser atuendo de trabajo en el medio rural, ha pasado a ser calzado veraniego y de descanso, por su comodidad, frescura e higiene que le proporcionaba las fibras naturales utilizadas en su confección.

 

         El Museu de l´Espardenya de Banyeres,  en su cuidada exposición de carácter permanente y abierta al ciudadano, rinde un emotivo homenaje a un oficio artesanal ya desaparecido y que se extendió de forma mayoritaria en las sociedades rurales, mientras que el calzado de cuero pertenecía  con mayor entidad el medio urbano. Una actividad artesanal complementaria de la agricultura, precursora de una industria de vanguardia del zapato en nuestras tierras, se desarrollaba mayoritariamente en el ámbito doméstico, con el trabajo familiar en el que se integran todos los miembros, sin excluir a los ancianos, las mujeres y los niños.

 

        Las instalaciones del museo ocupan las dos plantas de una casa situada en el Parc Municipal de la Vil.la  Rosario, un grato y amplio espacio ajardinado de esparcimiento ciudadano, donde también está ubicado el Museu del Paper. Hasta un total de 277 piezas forman parte en la actualidad de los fondos del museo, de las cuales están expuestas 147, entre herramientas, máquinas, útiles, materiales...y documentos gráficos de distinta índole. Un estimable patrimonio fundado con la desinteresada donación de colecciones por parte de entidades y de particulares. Vitrinas de exposición, paneles explicativos y amplia documentación gráfica, muest5ra y explica de forma didáctica y pormenorizada los procesos de fabricación de la alpargata. Un vídeo complementa y aproxima al visitante, con la fuerza expresiva de la imagen, las múltiples tareas, fases y técnica del artesano, recreando en vivo la confección de la alpargata. En la planta superior, un amplio panel, cubierto de fotografías realizadas en el siglo XIX  e inicios del XX, de artesanos protagonistas de este oficio, rostros y nombres de la entrañable memoria humanizada de una etapa pasada, no muy lejana en el tiempo.

 

        Los museo, lugares de encuentro y fuentes de conocimientos, son mucho más que la simple recopilación de la cultura material de sociedades extinguidas: responden a una inquietud y un propósito de llevar al ciudadano el conocimiento de nuestros antepasados. La custodia de los objetos que explican un modelo de vida, son la salvaguarda de un patrimonio, y en su proyección hacia la sociedad, no solamente trasmiten la sabiduría de una época, los retos y exigencias a los que se enfrentaban, como eran y como sentían  y su capacidad para vencer los obstáculos y la adversidad, sino que establecen los lazos emotivos y signos de identidad que vincula una población, una comarca o un país. Los pueblos que pierden la memoria de sus antecesores, quedan sin historia. Banyeres de Mariola, con este reciente mueso incorporado a su patrimonio etnológico, ha recordado respetuosamente, una vez más, con afectividad a su mayor riqueza, sus gentes.

 

                        Rafael Cebrián Gimeno

                     Asociación de Periodistas y Escritores de Turismo