El castillo de Banyeres se alza a 830 metros de altura sobre un espolón rocoso, a los pies de la Sierra de Mariola, en la parte más elevada de la localidad, al norte de la provincia de Alicante. Se puede llegar a Banyeres siguiendo la carretera de Alcoy, la de Villena-Ontinyent o la de Biar.

                                                Historia

    La población de Banyeres de Mariola y su castillo son de origen musulmán (probablemente almohade). La ciudad era llamada Benirehes por los Árabes y el castillo debió ser construido hacia el siglo XII por los almohades. Jaime I los conquisto en 1248, cediendo el pueblo a Jofre de Raixa y el castillo a Bernardo de Tous.

    Durante la Guerra de Sucesión, Banyeres de Mariola se mostró leal a Felipe V, y su fortaleza desempeño un papel muy activo, sirviendo de guarnición a las tropas y resistiendo veinte ataques y tres sitios bajo el mando del capitán Raimundo de Casamayor. Especialmente intenso fue el ataque del 14 de noviembre de 1706, en el que los sitiados llegaron a defender la fortaleza con piedras, al haberse agotado las municiones. Tras la contienda, Felipe V otorgo en 1718 a Banyeres de Mariola el titulo de villa real, fiel y leal por su resistencia y valor.

               Descripcion

    Se trata de una fortaleza de grandes dimensiones, de planta poligonal irregular, en la que el elemento mas representativo es la sólida torre del Homenaje, coronada por almenas, que sobresale notablemente sobre el resto del conjunto. Esta torre es de planta cuadrada, de 8 metros de lado, y tiene tres plantas. El acceso ha sido cambiado por el acceso que antiguamente se tenía desde la muralla. Antes se accedía por una escalera corrediza.

    También existen restos consolidados de varios lienzos almenados de la muralla, con torreones en los ángulos y barbacanas. Su estructura defensiva esta dividida en dos recintos amurallados que protegen las tres plantas en que se organiza la fortaleza. Dentro del castillo se encuentran restos del aljibe y de la ermita.

Estado de conservación

    Presenta un excelente aspecto, ya que ha sido restaurado por distintos estamentos oficiales y aportaciones particulares. Recientemente se ha instalado en su interior un museo relativo a las Fiestas de Moros y Cristianos.

                Visitas

El castillo puede visitarse los sábados, domingos y festivos de 11:30 a 14:00 y de 16:30 a 19:00.

LA PARROQUIA DE SANTA MARIA

Parroquia de Santa Maria
Parroquia Santa Maria

También denominada de Nuestra Señora de la Misericordia. Se empezó a construir en 1.734 finalizándose el día de Navidad de 1.752, de estilo barroco, visible en su fachada principal y en el retablo del altar mayor, reconstruido en su totalidad tras la contienda civil. Cabe destacar sus imágenes y retablos. En 1.897 se inició la construcción de la Capilla de la Comunión, de estilo clasicista, es obra del arquitecto Timoteo Briet. La misma se halla adornada por su parte N.O. a la planta de cruz latina del edificio de la Parroquia.

ERMITA DEL SANTO CRISTO

Ascendiendo a través de un Vía crucis zigzagueante, cuya fundación data del 3 de mayo de 1.775, y que fue reconstruida tras la Guerra Civil, llegaremos a la Ermita del Santo Cristo. Anteriormente existía otra ermita que fue derribada a principios del siglo, procediéndose a la construcción de la actual, según proyecto del arquitecto Timoteo Briet. La ermita se halla enclavada en uno de los puntos más elevados del actual núcleo urbano. Es de estilo neogótico.

ERMITA DE SANT JORDI

Desde la Ermita del Santo Cristo por un paseo escalonado, en su parte meridional, llegamos hasta la ERMITA DE SANT JORDI. Antiguamente formaba parte de las edificaciones del Molí Sol. Es de estilo neogótico. En la década de los 80 fue desmontada piedra a piedra y reconstruida en el solar del antiguo cementerio de la Villa. Sus obras finalizaron en 1.990. custodia la imagen del patrón Sant Jordi que era sacada antiguamente en procesión, el día 23 de abril.

Volver.